En las calles dominicanas, cada día es común ver vehículos de marcas que antes no se conocían. Más allá de los autos convencionales, los eléctricos siguen tomando auge y promoviendo la movilidad sostenible en el país y mientras pasa el tiempo, la gente adquiere una mejor percepción de este tipo de transporte.

Dos cosas han cambiado a favor de este tema. La primera es que el país ya está superando el reto de contar con cargadores eléctricos en todas las regiones. Si vemos el mapa de República Dominicana, en la mayoría de provincias ya se pueden cargar estos autos.

Oscar San Martin, gerente general de InterEnergy Systems, la casa matriz de Evergo, una plataforma de estaciones de carga de vehículos eléctricos que apuesta a que en cada carretera del país haya un cargador para auto eléctrico, explica a Listín Diario que ese fue el primer motivador para impulsar esta industria.

Debido a este crecimiento en la red pública de estaciones de carga, República Dominicana se encuentra entre los tres primeros países de la región que avanza en la movilidad eléctrica y según los pasos que se continúan dando, el país podría ocupar a finales de este año el primer lugar, por encima incluso de países como Colombia que en cuestiones de autos eléctricos está encaminando acciones similares.

Oscar atribuye este fenómeno al liderazgo que los dominicanos están tomando, cambiando su percepción de comprar vehículos eléctricos, porque ya cuentan con redes para cargas sofisticadas, de calidad y a la vanguardia.

Sin embargo, crear esta red no ha sido de una dia para otro. Por ejemplo, en el caso de Evergo, le ha tomado cerca de tres años trabajar en este proyecto.

De cero, el país pasó a tener 250 estaciones de carga y para finales de este 2020, se proyecta que la cifra aumentará a 500. 

“Es que sin esta red no se iba a desarrollar la movilidad eléctrica”, explica San Martin.

Y por si fuera poco, no se le puede quitar el mérito a los fabricantes de los vehículos eléctricos porque ellos también han influido en que ya los dominicanos comiencen a cambiar su percepción. Los autos eléctricos del pasado tenían una autonomía de sólo 100 kilómetros, pero ya han alcanzado hasta los 600 kilómetros y pueden ser confortables para las familias, los taxistas y las empresas.

¿Quedan otros desafíos?

La respuesta de San Martin a esta interrogante es si. Para él, el siguiente paso es ampliar la red de cargadores a los hogares de los usuarios.

“Está ahora el desafío de todos los países de la carga residencial porque el vehículo eléctrico va a funcionar igual que como tu usas hoy día tu celular móvil, que tu lo cargas en la noche, luego lo utilizas y en función del uso le das mucha o poca carga”, manifiestan San Martin.

Para alcanzar este importante hito es necesario el apoyo de las empresas de distribución eléctrica.

Otro gran reto es que disminuyan aún más los costos de estos vehículos frente a los convencionales, ya que de acuerdo con San Martin mientras más gente compre, más aumentará la producción disminuyendo así los costos.

En dos años deberían costar igual o menos los vehículos eléctricos porque son mucho más sencillos, conllevan menos piezas y eso es lo que se está esperando. Esto hará que los programas se masifiquen de una forma importante”, predice San Martin.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.